A SABER ANTES DE EMPEZAR TERAPIA

Ser terapeuta implica un largo recorrido que comienza con los estudios universitarios, requisito imprescindible junto con la colegiación.

En España, cada Comunidad Autónoma dispone de su propio Colegio de Psicólogos.

En Madrid puedes acceder al listado de profesionales que posee el Colegio de Psicólogos, que siempre te darán una garantía de buena praxis profesional a través de su página web: www.copmadrid.org.

Además de ser psicólogos, ser psicoterapeuta implica una sólida formación de post grado, normalmente dentro de una determinada corriente psicológica.

En mi caso personal, mi formación está dentro de la corriente psicoanalítica y psicodinámica.

Actualmente también los psicoterapeutas debemos estar en posesión de la Habilitación para el Ejercicio de la Actividad Sanitaria, junto con el Seguro de Responsabilidad Civil.

Esto supone una protección fundamental para el profesional, y una garantía para el paciente.

Para una buena práctica profesional resulta imprescindible, que el terapeuta realice supervisión de casos así como su propio análisis personal, como garantía para cuidar el trabajo con cada paciente.

 

¿Qué es la supervisión de casos?

Es un espacio que los terapeutas tenemos con otro terapeuta (y que sigue los principios de confidencialidad igual que en la terapia) para poder tratar nuestras dudas.

Ser escuchados por un tercero que posee una distancia emocional nos da mucha seguridad y contención, para ser capaces de llevar nuestros casos lo mejor posible.

Y en esta misma línea, y desde la perspectiva de cuidarnos para cuidar a nuestros pacientes, resulta muy importante que los terapeutas tengamos nuestro propio análisis personal.

Haber pasado por psicoterapia resulta fundamental para manejarnos adecuadamente en nuestras vidas y con nuestros pacientes.

Realizar o haber realizado nuestra propia terapia personal nos hace ser mejores profesionales, comprometernos con nuestro trabajo y tener una seguridad que ninguna formación podría suplir.

 

¿Qué es la relación terapeútica?

La relación terapeútica es el vínculo que se establece entre el paciente y terapeuta.

Desde mi punto de vista, es la piedra angular del éxito de la terapia.

En la historia de cada uno existe una conflictiva personal, una forma de relacionarse con los progenitores que ha podido fallar en algún punto.

Si bien, dicha conflictiva, tiende a actualizarse en el presente, con la elección de pareja, o con las formas de relación con el entorno, cuestiones que se irán explicitando en el proceso terapéutico; resulta imprescindible que el terapeuta esté muy consciente que el también será depositario de esta manera de relación.

Nuestro objetivo será por tanto, generar una relación sana con el paciente, teniendo en cuenta la importancia de generar un vínculo basada en el apego seguro, una relación basada en el afecto y los límites sanos.

 

¿Qué es el encuadre terapéutico?

El encuadre son las reglas de juego de nuestra relación con el paciente.

La manera en que terapeuta y paciente van a cuidar dicho espacio.

El encuadre habla del tiempo que dura la sesión, de los honorarios, de la puntualidad, la confidencialidad.

La forma en que nos comportemos con estos elementos, será un indicador de la manera de relacionarnos.

  

Como cuidamos la terapia, es como nos cuidamos a nosotros mismos”